Make your own free website on Tripod.com
 
"el día que una de mis obras se reparta en estampitas en la puerta de una iglesia y tenga el valor de una imagen de José Gregorio Hernández, ese día una obra mía tendrá sentido. Hasta el momento   intento sacar postales, desmitificar la obra única.  Creo en el hecho publicado, en la imagen que circula, en la imagen que molesta, en la imagen militante.  Militante en el sentido que tenga un mínimo de sentido. No creo en la obra vendible,  en la obra que se vende en una subasta, en un museo; al contrario, si uno se mete en un museo debe ser para trastocar los códigos."